FANDOM


Por Marcos Díaz


Introducción

Actualmente el turismo ocupa un lugar importante dentro de las funciones de los municipios, con una visión de planificación desde la actividad que nos hacen pensar en una política general de desarrollo. Por su parte, el turismo a nivel mundial es una herramienta que permite a muchos países en vía de desarrollo salir de sus problemáticas socioeconómicas.

Uno de los motivos por el cual el turismo ha adquirido trascendencia, en la mayoría de los países del mundo, es por su extraordinario efecto multiplicador, el cual no solo genera recursos económicos para quienes desarrollan actividades directamente relacionadas, si no también aquellos que indirectamente se ven beneficiados en el destino.

Así, el desarrollo de la actividad turística en numerosas regiones ha contribuido en el aspecto económico y en lo temas relacionados a lo sociocultural: en términos de revalorización de sus patrimonios autóctonos, preservación de reservas naturales, la creación de nuevos emprendimientos, empleos locales y productos turísticos innovadores con un simbolismo e imaginario particular, entre otros. Reconociendo, de esta manera, al turismo como base para solucionar sus problemas, constituyéndose en nuestro país, en nuestra provincia y Municipio como Política de Estado.

La provincia de Córdoba tiene hoy más de 400 municipios de los cuales, en 1999, decían que pertenecían a la política turística solo 86 municipios. Con el paso de 10 años se ha incrementado este número a 126 municipios turísticos. Esto parte de la necesidad de contar nuestras costumbres y nuestra cultura en el mundo globalizado, lo cual implica que cada nuevo emprendimiento genera un movimiento que precisa servicios por lo cual se empieza a vislumbrar a la actividad como una generadora de desarrollo. Es por eso que cada vez se están formando y desarrollando nichos más pequeños o más específicos, resultando fundamental estar atentos y consolidar nuestro patrimonio cultural para poder preservar nuestra identidad obteniendo, de esta forma, un producto más sustentable y menos estacionario.

Analizando lo anterior, Argentina tiene un desafío que enfrentar: a pesar de ser un país nuevo y recién abierto al mercado turístico internacional, precisa transformarse de un país emisor en receptor. Para ello, necesita recursos humanos y tecnológicos, altamente capacitados y calificados, para poder competir como cualquier destino turístico actual e incorporar en su sector los sistemas de gestión de calidad. Permitiendo, así, un trabajo de coordinación integral de todos los actores participantes y lograr una oferta innovadora, calificada, perdurable y competitiva.

Por tal motivo, es importante fortalecer la capacidad de las comunidades locales y regionales, para incrementar su vitalidad socioeconómica y política. Para ello se deberá contar con recursos humanos capacitados y concientizados de las necesidades y beneficios que el turismo y la calidad ofrece.


I

En realidad creo que la actividad turística, además de ser una herramienta necesaria para el desarrollo de las economías locales y regionales, precisa ser vista como una política necesaria en el marco del encuentro cultural de la sociedad. Consecuentemente, debemos hacer una división entre la población receptiva y los visitantes. Y también es necesaria una división netamente comercial de un sistema de servicios básicos y una necesidad de contacto con otras culturas.

Desde una concepción turística observamos al turismo como una o mas personas que se trasladan de un lugar a otro fuera de su residencia habitual con distintos fines, sociales, culturales, educativos, de ocio... Pero, ¿qué sucede con este grupo receptor que esta en manos de comerciantes que solo pujan por una verdadera retribución económica de los turistas? ¿Hay una verdadera conciencia turística y de servicios? ¿Existe una concientización de saber cual es el marco, la política a seguir, los objetivos?

En ese marco, hay una brecha muy grande entre los que buscan unos y otros en este entrelazado turístico, a medida que nos vamos dando cuenta que nuestra economía regional depende cada vez más de la política económica nacional, y muchas veces de la macroeconomía. Esa brecha — entre lo buscado y lo recibido- es donde debe trabajar la política turística. Entendiendo que esa política va mas allá de los grandes proyectos que tiene la OMT o las Secretarias de Turismo de las Naciones. Creo que la distancia en vez de acercarnos nos aleja. Así, las fallas vienen desde varios puntos de vista del asunto. Hoy vivimos en un mundo globalizado y capitalista en el cual nos damos cuenta tarde de los errores que, sin querer, cometemos los que vivimos dentro de la actividad. Y que —sépanlo bien- cada vez somos mas, ya que es tan interdisciplinaria y tan multiplicadora de empleo que, de alguna manera, nos involucra a todos.

II

La Secretaría de Turismo de la Nación plantea leyes de turismo —con una mirada al 2016- olvidando a veces a los municipios, siendo estos quienes, en primera medida, son la cara de bienvenida para los turistas que arriban a un destino turístico.

Consecuentemente, los intendentes, cada vez mas angustiados por falta de recaudación, dejan de plantear políticas a mediano plazo y terminan desarrollando políticas cortoplacistas y, de alguna manera, dañando el sistema turístico de cada Región. Imagínense que las ofertas turísticas no están solo compuestas de servicios (comercios, restaurantes, hoteles etc.) si no también de una necesidad de infraestructura básica y, a veces, no tan básica pero necesaria.

Fijémonos hoy en nuestros municipios turísticos cordobeses: les pedimos generar políticas sustentables y los vemos mendigando para el desarrollo del gas natural, bien indispensable para mejorar la calidad de servicios y así obtener en la prestación una mejor relación calidad – precio. Y ni se imaginan cuando van recorriendo ministerios nacionales y provinciales para obtener la inversión necesaria para cloacas, rutas de accesos, mantenimiento de caminos, cartelería, entre tantos otros pedidos.

Por eso considero necesario comenzar a estudiar las posibilidades reales sobre los destinos turísticos. De alguna manera, es imprescindible profesionalizar la actividad y generar proyectos interdisciplinarios en relación a las acciones a seguir al mediano y largo plazo. Hoy muchos intendentes no tienen porque saber del turismo al iniciarse; pero si comprenderla importancia que tienen en la economía local y regional. Los municipios turísticos en la provincia se han incrementado, lo que permite ver la necesidad de generar un movimiento económico distinto, apoyado en la naturaleza, en la historia, en la cultura o en la propia actividad cotidiana, llámese turismo rural, además de otras tantas formas que tiene la actividad.

En los destinos turísticos de la actualidad no existen las posibilidades de desarrollar políticas económicas locales o regionales. Por un lado, muchos de estos municipios no tienen otra salida que el turismo, ya que no se caracterizan por contar con plantaciones de soja o zonas de buenas pasturas. Existen sí, las sierras, los ríos, su vegetación... Y, desde allí, comenzar a pensar en hacerlo redituable.

Por otro lado, llegan aquellas personas que viven en grandes urbes, solas, a veces angustiadas, atemorizadas, desganadas; con una gran necesidad de cambiar su estilo de vida y empiezan a buscar tranquilidad. Venden todo lo que tienen en la ciudad, donde todo es un poquito más caro y se transforman en los empresarios del sector turismo. Aunque un empresariado local sin conciencia del negocio, sin idea del servicio y con una fuerte presión hacia el estado para que les cubra las necesidades y así solventar su negocio. En definitiva, que les traiga turistas que gasten y que vengan mas de 100 días al año para poder cubrir costos fijos y así ganar dinero para poder seguir gastando en la ciudad y generando empleo, etc. Sobre lo anterior, no digo que este mal o bien, es la realidad de nuestra provincia, con la que se encuentra cada intendente y secretario de turismo de nuestros municipios. Entonces, ¿de quién es la falla? Tampoco creo que haya culpables, es necesario ordenar, pensar para adelante, sabiendo que a medida que más tiempo se demore más difícil será salir de esta situación. Debemos plantear políticas turísticas planificadamente.

III

Resulta fundamental pensar para el turismo desde la geografía de nuestro territorio regional, en los principales asentamientos, en la cantidad de agua, en la cota de los ríos, en las precipitaciones. Es decir, tener una mirada y un conocimiento de nuestro territorio para empezar a construir desde allí una líneas de planificación.

¿Para dónde crece nuestra ciudad? ¿A cuántos puede albergar (muchas veces, los municipios están obligados a tener mas gente para contar con mayor coparticipación)? ¿Cuál es el impacto que tiene el asentamiento poblacional sobre los ríos, sobre las napas de agua, sobre la basura que genera la población?

La planificación del turismo debe dejar de observar solo los factores de servicios y circuitos, para proyectar un equilibrio imperfecto entre lo que hoy tenemos y lo que imaginamos puede pasar. Y, además, debe contar con las herramientas necesarias para que no sucedan efectos que no queremos ni deseamos para nuestra región o localidad. Luego, es necesario aprender desde la arquitectura del turismo: la imagen que refleja, el concepto de paisaje natural, del paisaje rural, del paisaje urbano que conforman el paisaje turístico; dañado por la desplanificación de las ciudades desde su misma concepción. Un paisaje destruido por la venta de los terrenos, los loteos y las subdivisiones desmedidas de los propietarios sin una mirada de contralor de los municipios y sin la existencia de un proyecto, de un objetivo. Estas son huellas que van quedando, que fueron marcando las etapas del municipio del territorio turístico, ese paisaje que nos habla, que nos cuenta de la historia de los pobladores, de sus gustos, de sus trabajos, de sus actividades diarias... Al igual que en el punto anterior, con la mirada desde la geografía, este paisaje urbano, y rural nos cuenta la historia de nuestros antepasados, y con ellos empezamos a construir nuestra política de desarrollo turístico, basado en la historia por lo cual, en su cultura, se constituye en un valor fundamental a cuidar, para pensar en un desarrollo sustentable. Si no pensamos en la IDENTIDAD de nuestros pueblos, contada desde los diferentes paisajes legados Rural – Urbano –Natural, es difícil avanzar en una proyección de lo que queremos de a donde vamos.

En consecuencia, si empezar a pensar la ciudad que queremos, a planificarla consolidando nuestras raíces, sin temores (muchas veces es mas acogedor una habitación de adobe que una de mármol de Carrara en el norte cordobés), es mas fácil comenzar a planificar esa ciudad con todos los actores que la componen y con proyección. Pensar en la ciudad es plantar un código de edificación que nos permita consolidar un perfil sobre nuestro paisaje urbano que nos caracterice y nos identifique postulando los valores culturales. Pensar en un zonificación comercial, una residencial y de servicios, es tener una visión macro sobre los accesos de la ciudad las necesidades de infraestructura, los posibles nuevos accesos. La necesidad de ensanchar espacios, de proteger el verde, de limitar las nuevas inversiones, promocionando los servicios que la región o la localidad más necesita. Limitar el tipo y cantidad de inversión de acuerdo a la capacidad de carga de los municipios, los destinos. Tener en este punto la geografía y el paisaje para fundamentar el como quiero soñar y vivir la ciudad que elegí para vivir, para invertir, para pasear, para descansar.

En este punto también es fundamental destacar los valores culturales de la región y jerarquizarlos para de esta manera comenzar a trasmitirlos, estos nuevos inversores necesitan capacitarse, conocer cuál es el proyecto de ciudad que queremos, que anhelamos y en el cual estamos trabajando. Así, es imprescindible realzar nuestras características culturales y de identidad, soy consciente que es uno de los valores para generar sustentabilidad en los destinos turísticos.


IV

Por ultimo, la comunicación, que debe estar a la vista y se debe trasmitir apenas llega el visitante y que debe ser orgullo para la comunidad receptiva, ya que surgió desde nuestra geografía, desde nuestra historia. Una comunicación que se transformo en este paisaje Urbano / Rural / Nnatural, como IDENTIDAD del destino turístico combinado con las acciones culturales que muestren ese perfil, demostrado en la gastronomía, en el servicio, en la arquitectura, en los circuitos turísticos, en la protección de los recursos naturales, culturales y humanos. Este es nuestro desafío, desde los municipios turísticos, la cara visible de todas las comunidades turísticas receptivas y locales, poniendo necesariamente mucha actitud y voluntad para lograr acercarse al proyecto Económico/Turístico Y SUSTENTABLE tan necesario para mejorar la calidad de vida de nuestros pueblos.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar